jueves, 2 de julio de 2009

Obligaciones en circulación

Las obligaciones son títulos de crédito que representan la participación individual de sus tenedores en un crédito colectivo a cargo de una sociedad anónima. Están contenidas en los artículos del 208 al 228 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito.

Las sociedades anónimas necesitan algunas veces aumentar sus recursos, ya porque quieran imprimir mayor desarrollo a sus negocios, ya porque hayan sufrido pérdidas. Para llegar a este fin, tienen dos caminos: aumentar el capital social creando nuevas acciones o recurrir al préstamo. Si la sociedad prefiere este segundo medio, no se dirige por lo común a una o varias personas de antemano determinadas, en solicitud de los fondos que necesita; se dirige al público, emitiendo títulos como antes emitiera acciones; a estos títulos se les llama obligaciones.
De lo anterior se desprende que las alternativas más importantes para que una sociedad anónima se allegue dinero son:
a) El aumento de capital por vía de emisión de nuevas acciones.
b) La solicitud de crédito a una institución bancaria; préstamo bancario cuyas formalidades de contratación y garantía serán diferentes de banco a banco.
c) La emisión de obligaciones como títulos de crédito.

La emisión de obligaciones correspondientes al capital emitido no tienen valor hasta el momento que sean exibidos y firmados por las personas que tengan poder para ello.

Por ello deben ser controladas mediante cuentas de orden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada